Monday, January 08, 2007

encerrados


Sobre Fantasmas de Chuck Palahniuk.
Sudamericana, $39.
La literatura dentro de la literatura no suele funcionar bien más allá de una serie de obras clásicas que dieron origen o ayudaron a establecer las lenguas de los estados modernos. La estructura de un grupo de personas que cuentan historias para entretenerse en una peregrinación o aislados de una epidemia – en los Cuentos de Canterbury de Chaucer o como en el Decameron de Boccaccio – puede parecer atractiva a primera vista, pero la superposición de planos es difícil de manejar.
Palahniuk lo logra a duras penas con ideas ingeniosas y una prosa blinda. Un grupo de escritores se auto encierra en una teatro subterráneo para escribir una obra maestra en apenas tres meses. Cuando la comida y la calefacción empieza a escasear, surgen los conflictos. Entre amputaciones autoinfligidas y subtramas románticas, a su turno, cada uno de ellos narra una historia.Detectives abusadores de muñecos, invitados profesionales a programas de cable, un masturbador acuático sin suerte, patriotas masoquistas con pelucas de Barbara Streisand, multimillonarios travestidos en cartoneros: como en una cinta de montaje, el autor de El club de la pelea produce freaks en cantidades industriales.
Así, regodeándose en la lógica perversa del Reality Show pero también en las desmedidas aspiraciones de un grupo de jóvenes narradores (“algo tiene que pasar”), enhebra poemas, destruidos por la traducción, y relatos, algunos de ellos, contundentes, perturbadores y de excelente terminación general.
Es posible que Palaniuhk sea un narrador etnográfico. Su mesa de trabajo está lejos del seco y prolijo escritorio de la erudición. Los historiadores del futuro, sin embargo, recurrirán a sus alucinaciones narrativas. La maquinaria del mundo actual se ve reflejada ahí como en la pantalla transfigurada de una TV encendida a la medianoche.

2 Comments:

Blogger f. said...

Pasa algo raro con Palahniuk. La sensación que deja la lectura de sus libros es que dedica más tiempo pensando una idea que impresione, que shockee, que en el acto mismo de escribir. Hace poco me regalaron survivor, choke y fight club, los tres en inglés, en una linda edición. Fight club está muy bien, sí, pero survivor se va al carajo con la idea madre -la que quiere shockear-, y la escritura -el estilo- está subordinada, más bien esclavizada a esa idea.
Pero no por eso hay que negar que el guacho tiene un ritmo avasallador, un humor contundente, y una imaginación que la rompe.

(survivor trata sobre un flaco que se sube a un avión y, una vez en el aire, se deshace de los demás pasajeros y de la tripulación. Con el tiempo que le queda hasta que el avión llegue a sydney -unas diez horas-, él, que no sabe ni le interesa aterrizar el 747, cuenta su historia. Sabe que el tiempo que le queda es poco y que el final es inminente -las páginas incluso van desde la 410, a la cero, generando mayor tensión, the final countdown-.)


saludos,

12:21 PM  
Blogger M.Cúparo said...

El ya famoso Tripas (está en este libro) es de lo mejor que leí en mi vida.

2:10 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics