Monday, March 06, 2006

Un hombre que cae y se levanta



Hace unos días un amigo me preguntó cuál era mi actor preferido. Dudé entre Jean Pierre Leaud (la nostalgia de una Europa que ya no existe) y Brad Pitt (en El Club de la pelea y en Snatch, había dejado en claro que con belleza física se pueden hacer cosas diferentes). Sin embargo, respondí Bruce Willis. ¿Por qué?

Pienso un segundo en el cine San Martín de Flores, un día de verano, las paredes transpiradas y las butacas con los tapizados rotos. Son las seis de la tarde y entre la gente que fuma en la platea, estoy yo. Tengo trece años y mi abuelo me lleva al cine a ver un estreno. En la película, el Nakatomi Plaza arde en llamas y el héroe, con los pies ensangrentados, vuelve locos a los malos y tiene tiempo para ironías. La película se llama Duro de matar y cuando empieza John McClane está tratando de salvar su matrimonio. El San Martín se transformó en un cine porno y después desapareció. Antes, Bruce Willis hizo El último Boy Scout donde un detective cornudo y una estrella de fútbol decadente se unen contra la corrupción política y deportiva.

Cuando Bruce Willis hace de alcohólico, pierde el trabajo y exhibe sus manos y su conciencia manchadas de sangre inocente, es cuando más atractivo se vuelve. ¿Por qué? Porque no se entrega. En Sin City, el malo, monstruoso, se acaba de llevar a la Jessica Alba y él está colgando del techo. En la oscuridad del cuarto la soga alrededor del cuello se pone tensa. Y hay un momento de debilidad. “Bueno, perdí” dice y se entrega. Fundido a negro. Tenemos un nudo en la garganta. Entonces, la voz en off agrega: “No, esperen, todavía se puede”. Es el momento de hacer la diferencia.

En defensa del honor lo tiene como un coronel capturado por los alemanes durante la Segunda Guerra que busca una salida, preso dentro de su propio código militar; la seriedad impenetrable de El protegido cuenta su crisis identidad y en Tiempos Violentos mata a un hombre boxeando, traiciona y huye, pero una vieja promesa lo retiene.

Más allá de la simpatía del cínico David Addison de Luz de luna o del recio Harry Stample de Armaggedon, el papel de Bruce Willis es el del hombre que cae y se hunde, muchas veces hasta el fondo del infierno cotidiano, para que la película no sea otra cosa que el largo y doloroso camino de la recomposición personal.

(Publicado en el suplemento Espectáculos de Perfil)

9 Comments:

Blogger Tía Nata said...

Me alegra la mañana leer que alguien que demuestra ser un tipo criterioso, elige a Willis, como mejor actor. No sólo son Actores los que hacen Shakespeare o algún dramón profundo, sino que desde el vapuleado género de la acción, se puede demostrar también las condiciones actorales.
Me gustaría Terra acercarte una referencia más: en 12 Monos, tanto BW, como el antes mencioando Brad Pitt, BRILLAN!
Saludos

10:01 AM  
Blogger Luis Andrade said...

Bruce Willis es un loco de mierda, in more ways than one... La película Sin City está genial y concuerdo con la Tía que 12 Monkeys es una de las mejores películas de Willis. Me gusta no sólo por la pelicula en sí, pero también porque fue filmada cerca de casa en Filadelfia. Con respecto a Sin City, es una de las pocas películas que he comprado en DVD (ya están filmando Sin City 2, sans Willis, of course)

Digo que Willis es un loco de mierda porque ahora vivo en el pueblo de New Jersey que está al lado de donde Willis nació y se crió, Penns Grove, NJ. Su familia todavía tiene una ferretería en el pueblo. El visita la familia y a veces se le puede ver en los restaurantes de barrio y hasta lo han visto metiéndole mano como mecánico al coche de alguno de sus primos. El se graduó de la secundaria en Penns Grove y hay muchos cuentos de las judeadas que hacía cuando estaba allí. Era un Jaimito... Hace poco, en el 2004 creo que fue, el pagó por la fiesta de reunión de los 25 años de su graduación de la secundaría en un hotel de Atlantic City. A toda la clase... Pagó la fiesta más el alojamiento de todos sus ex-compañeros de clase.

11:39 AM  
Blogger Comando Norma Aleandro said...

Reivindicamos a Bruce, pero... a Brad??
La escena de "seven" en la que Kevin Spacey le ofrece su regalito de "ira", aspirando a que el mismo lo mate la catalogamos como una de las 10 situaciones peor resueltas de la historia.

2:34 PM  
Blogger Lantos said...

el amigo willis, casi al mismo tiempo que míster terra subía este post hacía declaraciones en las que pedía que se "invadiera colombia" para "acabar con el narcotráfico".

5:39 PM  
Anonymous Piru said...

¿Y qué? ¿Te parece mal?

6:45 PM  
Blogger Luis Andrade said...

Sipi, el tipo es un republicano acerrimo y se cree los papeles. Especialmente el que hizo para la pelicula The Siege (Estado de Sitio) No podía ser perfecto...

L

9:08 PM  
Anonymous |ngenius said...

"Duro de Matar", creo que ahora entiendo por qué en España "Die Hard" fue traducida como "La Jungla de Cristal". El radical cambio de nombre salva a la película de la traducción que la relegaría (a juzgar simplemente por el título) a película de serie B.

Saludos, Juanito.

1:59 PM  
Anonymous db said...

Y qué decir del flácido y gordo Willis de Death becomes her.

3:19 PM  
Blogger Capitán Intriga said...

Yo también le hago el aguante a Bruce. El domingo pasado tuve riña familiar porque leí la columna en la mesa y nadie la apoyó.

Eso, sí, en lo de Brad creo que se quedó solo...

2:23 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics