Monday, September 18, 2006

Un as en la manga

Cuando la transgresión ya parecía imposible en un escritor de más de ochenta años cuya obra está basada en su responsabilidad civil (que en todo el mundo arroja pingües beneficios materiales y literatura más bien intrascendente), Grass confesó en un libro su participación en las Wafen-SS.
¿Lo sumaremos a la larga lista de escritores nazis, encabezada por el inspirado Céline, el insufrible Alfred Rosemberg y el poeta Hermann Claudius que escribió los versos “Por qué, manos mías/ me miráis así con ese aire de reproche”? ¿O lo correremos a la zona de los ambiguos, esos que estaban ahí y tuvieron que decidir sobre la marcha, no exentos de cierta sospechosa mística germánica, como Ernest Jünger? ¿Es para tanto?
Grass era joven y necesitaba el dinero y aunque hace poco declaró que “en el fondo estaba de acuerdo”, el paso por las SS en una Alemania devastada por la guerra es apenas relevante en su biografía.Sin embargo, ¿quién vio ese as en la manga?
El asunto recuerda mucho a una versión invertida de la novela de Kurt Vonnegut, Madre noche, donde un escritor americano, espía de los Aliados, se ve degradado y encarcelado por su colaboración con el gobierno nazi. ¿O no es una gran historia la del embajador moral que fue parte de las SS y guarda el secreto como nueces para el invierno de la vejez por más de sesenta años? ¿Qué habría pasado si hubiera confesado su adhesión de juventud antes de que le dieran el Nobel? ¿Podrá Grass seguir vendiéndose como la aburrida conciencia moral de Europa? ¿O la historia es mucho más gris de lo que pretendemos?
En su blog, Gabriel Báñez anticipó que la cultura letrada de contratapas ya anuncia una nueva polémica internacional porque Borges reconoció que “de chiquito fui mazorquero”. Nelson Rodrigues decía que hay gente que nos atropella con su dignidad. Y eso ayuda a vender libros. También ayuda a vender libros el escándalo. Pero, a fin de cuentas, todos tenemos derecho a administrar nuestro pasado nazi como mejor nos parezca.

1 Comments:

Blogger flu_max said...

Cortes tendenciosos de la entrevista a Günter Grass

"A propósito, espero que la señora Knobloch llegue a leer mi libro..."

"El problema real que esto plantea, y esto es lo que traté de hacer en mi libro"

éste es la mejor:

"Hablo de ello en mi libro, incluso de mi silencio al respecto. El libro está en circulación, de modo que mis lectores pueden formarse sus propias opiniones. Sólo puedo recomendarles a mis lectores que se remitan a mi libro."

!Qué bueno debe estar ser escritor!

11:10 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics