Wednesday, February 21, 2007

cartas al duque (sesenta y dos)

Querido Duque,
Todos necesitamos echarle la culpa a algo o a alguien alguna vez. Pero muchas veces las excusas te agarran de la cola. La magdalena de Proust, el perro de Pavlov y lecturas de la infancia como Bomba, el niño de la selva. “Me llevé a los labios una cucharada de té en el que había echado un trozo de magdalena”, un asco. Y después los poetas ponen sus miserias en una columna y todos tiene que salir a aplaudirlos. Si no, se deprimen. Infelices. Hoy la redacción viene con clima de verano.
Saludos,
Terra.-

1 Comments:

Blogger Jaramillo said...

Que ironía... poetas de la miseria que viven de los aplausos ajenos.

La autocompasión apesta.

1:10 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics