Saturday, May 05, 2007

la virgen del cerro



“De autor anónimo del siglo XVIII, en técnica de óleo sobre lienzo la pintura Virgen del Cerro es la de mayor trascendencia iconográfica del Museo de la Casa de Moneda. Esta obra, pone en evidencia la influencia del barroco hispanoamericano pero con una expresión propia de la región que sintetiza la historia, las religiones del nuevo mundo y los conquistadores, las costumbres y hasta la naturaleza.

El autor ha querido representar y lo logra con creces mostrar la coronación de la Virgen María inserta en el Cerro Rico cuya riqueza de plata originaba la conjunción de dos culturas en todos sus aspectos.
En la parte superior, la Santísima Trinidad, representada por tres figuras diferentes, participa de la coronación: El Padre Eterno vestido con capa pluvial, el Hijo mostrando los ornamentos del sacerdote pare la misa y el Espíritu Santo personificado por una paloma. A derecha e izquierda se hallan los arcángeles: San Miguel. Con una cruz y espada en las manos y San Gabriel, sosteniendo un corazón. Esta escena celestial esta dividida de la terrenal por un rompimiento de gloria, representado con nubes y querubines. Los dioses de los incas, Inti (Sol) y Quilla (luna) también presencian la coronación.

En la parte inferior de la pintura, la escena terrenal muestra varias alegorías; el origen del nombre de la ciudad de Potosí, interpretándose que Huayna Capac, Emperador de los incas, llegó en el año 1462 al sitio que ahora ocupa la ciudad y quedo maravillado al observar el cerro que se conocía como Sumaj Orcko (Cerro Hermoso), ordenando a sus vasallos explorar la montaña. Al cumplir ellos la orden, escucharon el estruendo "Potojsi", de ahí deriva el nombre Potosí.

En otra alegoría se representa el descubrimiento de la plata del Cerro Rico, en el año 1544, cuando el indígena Diego Huallpa, según otros, apacentaba sus llamas en el lugar que hoy ocupa la villa. Cierto día, algunas llamas se alejaron hacia la montaña, extraviándose una de ellas. Huallpa tuvo que pasar la noche en el cerro y por el frío encendió una hoguera con keñua y pajas bravas que crecían allí. Al día siguiente, grande fue su asombro al descubrir pequeños hilos de plata que el calor había derretido.
Aparecen también en la parte inferior de la pintura, autoridades civiles y religiosas que agradecen a Dios por la riqueza del cerro. A la izquierda se ve un Papa, un Cardenal y un Obispo. A la derecha, están el Emperador Carlos V y un Caballero de Santiago y el donante. En medio de ellos. Un círculo con una ciudad, probablemente Potosi, que en esa época fue el centro de la economía y el poder del mundo. Otra versión indica que era el mundo a los pies de la riqueza del Cerro.”
Extraído de bolivian.com

1 Comments:

Anonymous Rodrigo a. said...

Bueno, Las historias de las apariciones siempre son mejores en américa latina.

Eso de que el sol giraba y lo de los mensajes, con virgencita de fátima... Cuando te enterás de que los encerraron a los chicos, y que la iglesia dice que los que los encerraron eran masones (hay, creo, lo estoy buscando en google y no lo encuentro, un documento de ese año o del año anterior en el que se trataba la inclusión de los masones a la iglesia), que en 1917 pasa lo de rusia, ahì ya te das cuenta de còmo viene la mano.

Guadalupe también es buena, Aparecida, la virgen negra es lo que hace que en un país que termina con la esclavitud a fines del XIX no tenga nada parecido a las leyes de Jim Crow.

La primera divide, la segunda acerca.

1:51 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics