Wednesday, September 26, 2007

re-play



Hace ya unos años, tuve estacionamiento preferencial en La Salada y le compré a un Ingeniero Budgeano el perrito que mueve la cabecita. Lo puse al lado de Virgen de Luján bendecida. Los dos decorando mi joya: un 128 IAVA con la tapa de cilindro apenas limada. Hacía mucho calor y no había control de alcoholemia en la General Paz.

3 Comments:

Anonymous nonimo said...

Gracias Maestro!! El mejor homenaje póstumo que pudo haber tenido mi joya.

Aclaración : el mío era bajito, más “pegadito al piso” como suele decirse.

Saludos

1:21 PM  
Anonymous morfes said...

lo que traga ese bicho

3:44 PM  
Anonymous nonimo said...

Cuando era chico practiqué judo dos meses. Recuerdo que el entrenador siempre nos decía que aprovecháramos la fuerza del contrario para tumbarlo. Sin embargo, me pregunto, cuál es el arte marcial más nacional, el de nuestro gen. Descarto de plano el judo porque requiere mucho acercamiento, ¿A cuántos metros nos pondríamos de Alan de River? A priori, voto por el Sipalki-do, que como dijo un amigo es el arte marcial villero por excelencia.
Escritura es aprovechar las fuerzas de la naturaleza a nuestro favor, en pro de una puesta a tierra, ¿Al piso?. Bien, también está el nunchaco, cualquiera puede darse idea para usarlo pero los hay muy duchos. Como los escritores.

7:51 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics