Wednesday, February 22, 2006

cine en la arbitrariedad (dieciséis)



Siete razones para volver a ver...

El camino de los sueños (Mullholand Drive, 2001)
de David Lynch.

1. Porque las películas de Lynch no tienen clave y no explican nada.

2. Por cómo Lynch trabaja con los géneros, llevándolos hasta su máxima expresión para después, con la inocente crueldad de un niño de dos años que rompe sus juguetes, destrozarlos.

3. Por la escena completa de “No hay banda” en el Cabaret Silencio.

4. Porque Lynch es el único, hasta ahora, que pudo combinar lo mejor de Buñuel con lo mejor de Hitchcock.

5. Por la escena donde el productor escupe el capuccino en la servilleta. En esa escena se condensa la puntillosa y alucinada descripción que hace la película de la aventura hollywoodense.
6. Por la conversación entre el director de cine y el cowboy.

7. Y, obvio, por los besos, por Naomi Watts, por Laura Harring. Lejos lo más estimulante estéticamente de la película. Y acordemos que eso es decir algo.

(Vale la pena ver la foto en su tamaño real. Son dos cliks, uno para separarla del blog y otro para agrandarla.)

8 Comments:

Blogger Ramón Paz said...

sí, y por la escena en la que un tipo cita a un amigo en un bar y le dice: anoche soñé que veía algo horrible en el estacionamiento atrás de este bar. quiero que me acompañes a ver.
tremendo.

1:16 AM  
Blogger Charlotte said...

Verdad que valía la pena agrandarla, cocinero. Gracias por la recomendación. Saludos.

12:26 PM  
Anonymous gogó safigueroa said...

Che, pero qué vivo: esta sección no funciona con películas BUENAS. Cualquiera puede volver a ver estas películas. Hacen falta razones para volver a ver, digamos, "Deep Impact", no "Jules & Jim".

3:38 PM  
Anonymous Matías Pailos said...

El método Lynch es infalible: manijea una situación hasta hacerla insostenible, la hace estallar por los aires y, de sus restos, construye una nueva situación que vuelve a manijear hasta enervarla. Tremendo.
Mucho miedo da MD. Y la música contribuye no poco a eso.

1:44 AM  
Blogger la vida en pijamas said...

iba a comentar lo mismo que ramón paz. pocas veces vi algo más terrorífico.

besos,
n

1:15 PM  
Blogger Rodrigo Terranova said...

Toda la escena del tipo que pide capuccino y lo se lo seca de la lengua con la servilleta es impresionante. Lynch es un capo construyendo personajes que aparecen tres minutos y resultan inolvidables. Bobby Peru en "Wild at heart", el viejo que se toma una cerveza junto a Richard Farnsworth (lo escribí mal seguro) en "Una historia simple", el puto demente que hace Dean Stockwell en "Blue Velvet"...

4:55 PM  
Blogger Rodrigo Terranova said...

En imdb ya sale "Inland empire", con un elenco que incluye a viejos conocidos (Laura Dern, Kyle MacLachlan, Harry Dean Stanton), sorpresas (Jeremy Irons) y el inefable factor Lynch (¡Michael Paré!). ¡La quiero ver YAAA!

5:07 PM  
Blogger L>S>D>A said...

Bajo el riesgo de ser tildado de hereje quiero afirmar que nunca entendí a Lynch.

No hay banda. Qué momento. Fui al cine con mi novia, que estalló en una carcajada furiosa en ese momento. No lo creía. No lo creíamos.

Rescato otra escena:

Un productor asesina a otro y lo arrastra por la habitación. Lo ven. Mata al testigo, lo arrastra por la habitación.

No sé si era así. Eso recuerdo.

2:19 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics