Monday, April 24, 2006

La agridulce caricia del marketing


Sobre El dulce veneno del escorpión. Diario íntimo de una prostituta de Bruna Surfistinha. Publicado en Cultura de Perfil.

El dulce veneno del escorpión cuenta la trillada historia de una adolescente que se escapa de su casa y se inicia en la prostitución. En la primera parte, a la iniciación en las discos masturbando a sus amigos le sigue, para reafirmar la apertura sexual, una baño caliente con una amiga. Más tarde, después de la accidentada primera vez, descubrirá que la doble penetración no es tan mala. Por supuesto, en algún momento, adolescente incomprendida que luego se transformará en Bruna, intentará matarse.
Mientras tanto, prescindibles cambios de tipografía intentan enmarcar flashbacks a la infancia y la autora crea el equívoco y se mezcla con la narradora. Abandonando la inexperiencia y ya transmutada en Bruna, la profesional confirma que los peores clientes son los que tienen mal aliento. Después, un japonés se excita depilándola.
En un vano esfuerzo por crear algo de tensión, se recuerda la cleptomanía infantil. Los lugares comunes se siguen encadenando y una de las grandes apuestas del libro es la frase: “La rutina de las prostitutas tiene un costado poco glamoroso”. La segunda parte, “El diario de una prostituta”, tiene transcripciones del blog con el que la autora se hizo conocida en Brasil. Actualmente en funcionamiento, http://www.brunasurfistinha.com/ se parece más al diario on line de una adolescente sin muchas luces, con abuso de signos de puntuación y emoticones incluidos, que al proyecto experimental de una escritora.
Luego, hay una par de escenas en un club de swingers que generan cierto calor narrativo y ella participa en una película porno pero se arrepiente, para después confesar que transformarse en prostituta la hizo ser menos egoísta y que lo importante en la vida es nunca desistir de buscar la felicidad. “Las historias prohibidas de Bruna Surfitinha”, última y tercera parte, cae en momentos burdamente informativos y didácticos. Sobre el final hay consejos para mejorar la vida sexual, por ejemplo, dice que “una cosa que puede ayudar a la penetración es el gel lubricante”. Las situaciones narrativas resultan sosas y queda claro que, si la mecánica de la pornografía no es compleja, la del deseo es muy difícil.
Moralista y burdo, El dulce veneno del escorpión es más una operación de marketing que el desembarco de los blogs en un soporte prestigioso. En un momento en que los blogs parecen haberse instalado en el centro de la discusión literaria, este libro refuta abiertamente la idea de que todo lo que sale de la web es innovador, actual o interesante. Cuando Raquel, la futura Bruna, da las razones por las cuales escapó de sus casa apunta: “Necesitaba acción, novedad, un horizonte.” Posiblemente el lector tenga necesidades parecidas, poco factible es que las satisfaga con este libro.

8 Comments:

Blogger Molina said...

Terra, me gustó la otra nota del domingo, la que cerrás haciendo algo así como un paralelo entre los caminos del libro y de tu historia personal. Muy buena.

4:29 PM  
Anonymous Anonymous said...

que curioso como hablando de un libro ajeno, uno puede construir una nueva historia, a veces ajena a la original, y sentirse bien.

1:34 AM  
Anonymous Matías Pailos said...

Lo lamento. Supongo que habrás encarado la lectura del libro con alguna otra esperanza. Me reconforto pensando que quizás te pagaron por leerlo, porque de lo contrario, no hay ninguna forma de compensación. Bueno, quizás la foto.

2:51 AM  
Anonymous Anonymous said...

¿me parece o Brunha en las fotos posa con las medibachas puestas?

9:43 AM  
Anonymous macarena surfista said...

Entre Bruna, Melissa P., Ai Lijima y algunos blogs de chicas, se podría pensar en un nuevo (?) género, entre confesional y pornosoft, para los otrora lectores de folletín erótico, tal vez. que opina el experto?

10:08 AM  
Anonymous onanista perdido said...

en resumen, el libro es una garcha y encima no te calienta ni un poco...

11:48 AM  
Blogger Terra said...

Momento. La cosa no es tan fácil. Calentar, calienta dependiendo de lo que el lector tenga en la cabeza. Supongo que se lo das a un monje de clausura y por ahí le rinde toda la vida. Por otra parte, me gusta escribir sobre libros que no me gustan. La lectura no, pero el ejercicio de la crítica gana mucho, se disfruta.
Gracias por sus comentarios.

1:36 PM  
Anonymous Anonymous said...

Me gusto el comentario... creo que se va para un lado más crítico, pero a la vez interezante...
Interzante tu crítica o tú... no lo sé... Yo he leido libros de literatua erótica y la verdad son demasiado parecidos, es por eso que concuerdo con "...si la mecánica de la pornografía no es compleja, la del deseo es muy difícil..." aun así si el libro lo que quiere, aparte de relatarnos la historia, es lograr efectos como la exitacion, solo depende con qué postura se lea el libro....

en fin....


saludos


Celeste

1:09 AM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics