Friday, October 27, 2006

el dulce sabor de la contradicción

(Sobre Muerte y transfiguración de Martín Fierro de Ezequiel Martínez Estrada.)

“A los cincuenta años de la muerte del poeta, se ignoraba de su vida casi todo lo que no pudo encontrarse en archivos y documentos de su época. Diez años después la situación es la misma, sin que hayan podido agregarse nuevas noticias.” Así empieza Muerte y transfiguración de Martín Fierro, el ensayo más ambiciosos de Ezequiel Martínez Estrada. Aunque hoy sería difícil comenzar con tanta acertividad sobre ese tema, su peso específico crítico hace de esta obra un verdadero manual sobre la cultura argentina vista a través de la lupa deforme de la gauchesca. Tan esquivo como voluminoso, Muerte y transfiguración... tuvo pocas ediciones y faltó de bibliotecas y librerías hasta que Beatriz Viterbo Editora encaró con valor y solvencia no sólo no solo esta vuelta sino también la de libros menos ariscos pero también imprescindibles como la serie de Sarmiento –que incluye Sarmiento, Invariables históricos en el Facundo y Meditaciones sarmientinas– y también el extenso Paganini, inédito hasta ese momento.
Aunque exagera y avece se vuelve extravagante en sus razonamientos, Martínez Estrada es un pensador fuerte, informado y sensual. Nadie hizo rendir, en la literatura argentina, tanto y tan bien el sabor de las contradicciones propias y ajenas. El pulso blindado del ensayo sostiene ochocientas páginas que van desde el análisis filológico hasta el desmenuzamiento social y recorre todas las lecturas hechas sobre el poema hasta el momento de su publicación en 1948. Afirmando y reafirmando, explorando y sacando conclusiones, Muerte y transfiguración de Martín Fierro es una mosntruosa máquina de trillar que atraviesa un campo sembrado y recogido mil veces, pero que, a su paso y en su exhaustividad obsesiva, cambia con un golpe maestro el terreno que recorre.
(La metáfora final medio cursi, ¿no?)

3 Comments:

Blogger FluMaXx said...

"Aunque exagera y avece se vuelve extravagante en sus razonamientos..."

lo de "exagera" y "extravagante" lo comparto, pero lo de "razonamientos", no sé, la verdad que no me acuerdo si hay alguno en Muerte y Transfiguración.... Me parece que fue Gino Germani el que confesó haber leído Radiografía de la Pampa completa sin haber sido capaz de encontrar un solo pensamiento interesante (creo que el berretín de sacar conclusiones a partir de premisas no formaba parte de la estética de Don Ezequiel). El tipo veía... cosas... como Lilita Carrió, pero usando bien el subjuntivo. Si uno se decide a ser un gorila, por lo menos que esté a la altura Martínez Estrada.

PD: creo que la violación -perpetrada por un oso carolina- de una afiliada del ARI, es uno de los momentos más felices de la literatura argentina. Los cuentos de ME son un cago de risa. Aunque creo que no era una afiliada del ARI; creo que lo estoy mezclando con un número de Cazador.

8:49 PM  
Blogger FluMaXx said...

creo que estoy empezando muchas oraciones con "creo". Qué vachaché, nací pelotudo.

8:50 PM  
Blogger HappyGreenHouse said...

un poco, si.

12:26 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics