Thursday, February 14, 2008




Acaba de aparecer, en español, la nueva novela de Chuck Palahniuk. Con el británico de ascendencia húngara Tibor Fischer -en su momento, excelente recomendación de Obelix- Palahniuk es uno de mis escritores preferidos. Antes que su pasión por la escatología y la violencia, que no son atractivos menores, hay algo en su manera de contar, un síntesis y un swing muy seductores en su prosa. Me acuerdo que una de las primeras notas que escribí para Perfil era una queja porque Palahniuk no se importaba a Buenos Aires. Bueno, la cuestión es que ahora podemos leer Rant, la vida de un asesino. El libro no decepciona. La historia es potente, los personajes queribles en sus atrocidades, incluso parece más sólida que la desmembrada canterburytales de Fantasmas.
Ahora bien, un par de cosas. Primero, en Palahniuk, ya desde su primer libro, se pueden leer la influencias de Vonnegut, Burroughs, el primer Stephen King, y un poco de fondo, pero muy distinguible, Ambrose Bierce, Hemingway y hasta Jack London. Pero en Rant la presencia clave es Ballard, que también podía ser marcado como referencia clara de El club de la pelea. De hecho, Rant es una especie de reescritura de Crash. Claro que ahí donde Ballard pone mortal elegancia europea, Palahniuk mete brutalidad a la americana.
Ahora bien, esa no es la gran sorpresa, y la cita, reescritura u homenaje, no alcanza para ser noticia. Lo que si llama la atención, porque es grotescamente ridículo, es el tratamiento de maketing que Mondadori España le dio al libro. Para empezar cambiaron una tapa excelente por una viñeta mal dibujada. Pero no contentos con eso, se mandaron una innovación espeluznante: Rant tiene un trailer como si fuera una película. Se puede ver en el sitio del libro y la verdad, no tiene desperdicio.
¿Quieren una descripción? Es como Cha-cha-cha con Almodóvar como director invitado. Dios mío, esos actores y ese decorado. Mientras lo miraba en el youtube, pensaba que era una broma. Decía: "Esto tiene que ser una broma". Ahora mi favorito es el policía. (En la cintura tiene un par de esposas plateadas y todo.) La mina que hace de Echo ni volviendo al conservatorio de arte dramático de Madrid empareja, pero la verdad es que... qué muerto les tiraron. ¿Quién fue el cráneo que ideó esto? Al que hace de Body Carlyle no le consiguieron disfraz y salió como venía de la casa. De nuevo, ¿a quién se le ocurrió esto...? Por una lado está Brad Pitty haciendo de Tyler Durden, por el otro, la compañía Lope de Vega a pleno. Dios Mío. Si esto no es un papelón... Aunque, quién te dice que dentro de algunos años no sea algo de culto. Pero no creo. Mejor es buscarlo a Chuck en YouTube respondiendo preguntas del público. Mucho mejor.

6 Comments:

Blogger Rufián Melancólico said...

Como te dije el otro día, no sé si es tanto un "homenaje" a Ballard sino un robo bastante descarado.
Coincido de todos modos con que tanto Rant como Fight Club le deben todo a la trilogía balarrdiana de Noches de cocaína, Supercannes y Milenio negro.

1:00 PM  
Blogger utyman said...

Lo dije y lo repito: !Que viva España!

4:03 PM  
Blogger el aerolardo said...

A Ballard lo dejé de leer en cuanto insistía machaconamente en plasmar aburrimiento de primermundano bien alimentado...
Aguante Chuck y Terra no se va!
Y Terra no se va!
No se va...
etc.

11:31 PM  
Anonymous Obelix said...

Ayer volví a comprar Filosofía a mano armada de TF. Lo había regalado. Cuando lo leí me morí de risa. También leí No apto para estúpidos pero no era tan bueno.

Voy a leer a este Chucky. Vos habías posteado un relato de un pibe en una pileta y algo de asfixia? Tenebroso.

Atte.

3:26 PM  
Blogger M.Cúparo said...

Tripas se llama ese cuento, Obelix. Se lo puede releer googleando.

Ese cuento es toda una referencia. Más que nada por el ritmo, como dice Terranova, que es impresionante.

1:16 PM  
Blogger AjV said...

Muy, muy grossa la tapa original

3:23 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics