Monday, May 22, 2006

X-Men 3, the last battle


Hoy a la mañana fui a la función para críticos que se hizo de X-Men, the last battle. En un Cinemark de Palermo, Fox armó un desayuno con un café horrible y unas facturas pasables y presentó al mundillo de la crítica una película que dividía a los que hoy usaban sobretodo negro y tenían facha de viejo lobo de mar, por un lado, y a los simil-trekkies remera Star Wars que se abandonan al relato americano sin necesidad de que sea independiente, por el otro. Muy resfriado, entré a la sala pensando en que era un día ideal para ratearse del colegio. Si tu viejo es crítico de cine y no te levó a ver esta peli hoy, lo mejor sería huir de casa.
Wolverine
Hugh Jackman sigue rindiendo en el papel de Wolverine, el más atrevido de los héroes del comic universal. Porque hay que decirlo, los personajes son el fuerte de las dos primeras y en eso hay mucha continuidad. La trama funciona bien, aunque hay algunas cosas que no cierran y la categorización de los mutantes en niveles (nivel, 4, nivel 5) es prescindible y aparece de forma tangencial. En todo caso, los guionistas no dudaron en jugarse a matar personajes y eso rinde. El clima pasa con mucha facilidad del cotidiano a una especie de ambiente medieval retratado por un romántico alemán. Y el final de la película (no si coda con Magneto jubilado y ese excelente micro segundo donde se pone en duda todo el resto de la película) es bien romántico. La redención no es con el beso sino con la destrucción y la muerte contenidas en el amor. Novalis a pleno.
Acción y moral
Las escenas de acción están muy bien, pero lo que realmente llama la atención es el tema de los matices entre el bien y el mal. Es todo un tema porque se tematiza de una manera muy intensa la relación con el otro. Hay una cura mutante. ¿Qué corresponde hacer? ¿Quién se quiere curar? ¿Por qué? Para cada argumento hay un personaje. La que se quiere curar por amor, la descastada, los fundamentalistas. Todo el asunto tiene que ver con el tema de la reafirmación de la indentidad, y está expuesto de una manera mucho más compleja que cualquier texto de Judith Butler o Laclau. Si se detienen a verla, los estudios de género y minoridad tiene para entretenerse de lo lindo con este film.
La columna
Ayer salió en Perfil un columna titulada “Dos formas del héroe”. Después de ver la tercer parte de la saga, me sigue pareciendo efectiva. Y otra cosa, paso de El Señor de los anillos y las nuevas versiones de Stars Wars. Mi trilogía preferida es X-Men.

Dos formas del héroe
Cyclops y Wolverine son dos héroes bien diferentes. Dentro del caos personal de cada uno, las opciones que toman los constituyen de manera opuesta. Mientras Cyclops (James Marsden) se alinea con el profesor Xavier, convirtiéndose en su mejor alumno y en una pieza imprescindible de la Escuela para Jóvenes Dotados; Wolverine (el agreste canadiense Hugh Jackman) es un cazador solitario que literalmente prefiere mostrar las garras cuando salta la bronca y cuya su indestructibilidad física no hace otra cosa que acentuar esa inseguridad frente al mundo.
Son dos formas diferentes de encarar su condición de mutantes: el francotirador oscuro frente a la voluntad de orden. Pero, Cyclops también puede ser violento, y Wolverine, sensible. Curiosamente, o no tanto, ambos caen bajo el distinguido encanto de Jean Grey (la espectacular holandesa Famke Janssen).
La vida cotidiana está llena de Wolverines y Cyclops, gente que se alinea con un proyecto general y gente que nunca confía en nadie. En nuestra vida diaria estas maneras de ser conviven. Somos, alternativamente y con más frecuencia de la que admitimos, Wolverine y Cyclops. Educados o temperamentales, nos movemos rebotando dentro del universo de discriminación y diferencia que narra la saga de X-Men. En las dos primeras películas Wolverine dudaba en unirse a los X-Men. Hugh Jackman declaró que, en esta tercera parte, la incógnita es si asumirá su liderazgo, lo cual no hace sino enrarecer y enriquecer todavía más los personajes reconocibles y extraños de esta historia.

6 Comments:

Blogger Diego said...

Qué huevos que tiene Wolverine, eh. Los del campeón.

3:13 PM  
Blogger paula said...

què presionante. ahora como q cualquier cosa se te hace ¨noteable¨, no?

5:26 PM  
Anonymous Juancho said...

Pero... Eso, eso es malo, Paulinha?

5:54 PM  
Blogger Editorial Tamarisco said...

Totalmente de acuerdo. Aguante X men!

1:03 AM  
Anonymous Anonymous said...

aja la frescura, Juanch

10:58 AM  
Anonymous Anonymous said...

¿Es un problema que haya cambiado el director? Todavía no vi esta pero las anteriores me gustaron mucho. ¿Jackman no es australiano? Salu'

5:40 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics