Thursday, March 30, 2006

los gestos del escándalo

En el número 83 de la Punto de vista (Diciembre, 2005), Martín Kohan firmó un artículo titulado Más acá del bien y del mal - La novela hoy. En la página 11, se lee: “Las provocaciones literarias de Fogwill a veces contienen aportes críticos de importancia (es fácil copiarle el tono de las bravatas, pero la inteligencia crítica no.)”

En la última edición de Ñ, Kohan hace hablar al autor de Vivir afuera sobre Malvinas, el menemismo y el filicidio, entre otras cosas. (Es curioso que todo el tiempo le diga “vos esto”, “vos lo otro”, tratando de definirlo, más que de escucharlo y en todo caso repreguntar. Si fuera una pelea en un ring, diríamos que a Fogwill le sobran piernas y a Kohan le cuesta mucho alcanzarlo.) En un momento, surge el tema de los “jóvenes escritores”. El diálogo es así.

—¿Y el lugar que te dan a vos? Por momentos tengo la impresión de que te empiezan a copiar los gestos del escándalo.
— Está bien. Dejalos, les va a salir como el culo.
—Pero entendés a qué voy. Que en un punto, es más fácil retomar tu gestualidad de figura de escritor, que rastrear dónde está la recuperación de tu literatura, de tu escritura.

A esto último Fogwill le responde cualquier otra cosa. Una de dos, o no entiende a qué va, o no le importa. (Me inclino por lo segundo.)

¿Qué significa estas dos insinuaciones? ¿En qué y en quiénes piensa Kohan? Lo que se trasluce es el consejo paternalista, la envidia, incluso el sermón. La tesis es simple: si la bravata no tiene aportes críticos, es impugnable, no dice nada. “Copien lo bueno, no lo malo, niños” o “Piénselo dos veces antes de pegar el grito, porque les puede salir mal”.

Kohan, un crítico prolijo y esmerado, aparte de un narrador con evidentes limitaciones creativas, es obsecuente, y al final, verticalista. (La literatura, a diferencia de la academia y y los medios de comunicación, no suele tratar bien a los que detentan estas características.)

Ahora, que empiece a delimitar dos zonas dentro del catálogo del escándalo es muy torpe. Este sí, porque genera “aportes críticos de importancia”. Y estos no, porque son incorrectos, vacíos, no tienen “mensaje”.

¿No es contradictorio este bosquejo del escándalo? ¿Dónde está la vitalidad? ¿No es aquel escándalo, que no puede ser reducido, el más productivo, el que más sentido genera? Quizás sí, quizás no. En todo caso, los viejos que saben, que realizan “aportes críticos de importancia”, versus los jóvenes que no respetan, que son improductivos: es la historia más conocida del mundo...

Escuchar a Fogwill con ese nivel de agresividad y arbitrariedad siempre es estimulante. En el medio, Martín Kohan se hunde, un poco perdido, un poco dogmático, y ya sin el amparo de la fraudulenta etiqueta “promesa de las letras argentinas” comienza a impugnar para abajo. Su palabra nunca tuvo fuerza. No creo que en el futuro nos sorprenda.

24 Comments:

Blogger Funes said...

...no leí nada de Kohan, pero la poca audacia en el reportaje me dieron menos ganas de leerlo...

...otro que "la momia"... tipos demasiado correctos y demasiado sobrios...

...megustaría ponerme en pedo con ellos...

2:59 AM  
Blogger Diego said...

Sí, Kohan está tratando de separar aguas en la escena joven contemporánea. Y tal vez tenga demasiadas ganas de separar "la paja del trigo", algo que no sólo se le dificulta por el tiempo (presente contínuo) en el que se está moviendo el conglomerado literario al que se refiere, sino también porque él sigue siendo un joven autor argentino que no pegó el salto a la consagración masiva (masividad Puan, se entiende, de la otra, que incluye a mi tía y las señoras que van a talleres literarios no tiene sentido referirse en éste contexto)como escritor argentino.
Pero más allá de eso, tampoco me parece festejar la provocación por la provocación como si por sí misma fuese un mérito. La provocación tiene que dejar algo más, sino no sirve.

Saludos

9:30 AM  
Blogger Diego said...

Si habría que rescatar algo de la "Operación-Kohan" sería que se anima a criticar con nombre propio y en ese presente resbaladizo en que pifia la mitad de los tiros que dispara, pero bueno, hay que bailar arriba glaciar, eh.

9:41 AM  
Blogger gonzo said...

Tampoco leí mucho de Kohan; de él, para el prejuicio, me alcanza la fosilización de esa pose político-académica que tampoco pareciera alcanzar para una "intervención crítica de interés", a lo sumo, buenas intenciones y punto. Que no alcanzan. Eso sí, es jodido plantear las cosas que entrevé MK en un medio como la Ñ que abandonó -si lo tuvo- cualquier atisbo de abordaje crítico por una bravata lela y bastante barata con respecto a estrategias de must publicitario. En todo caso, el vicio de Kohan es el de una prolija y reglamentada búsqueda de intervención que hace mella con tipos como Fogwill, que los seducen como un borracho o un falopero cualquiera que les resulta, por lo menos, un poco divertido pero en su fuero íntimo necesitan decodificarlo como una mascarada que articula una lectura de gran peso crítico y no tiene en cuenta que, probablemente, muchas de las cosas que dice el viejo no tienen ningún sentido y está bien que así sea. De hecho, momentos de esta última entrevista lo demuestran con bastante holgura.
Por lo demás, Terranova, el tuyo fue otro post brillante.
Saludos

9:45 AM  
Blogger gonzo said...

Otra cosa: podríamos estar de acuerdo con que la provocación por provocar y nada más puede no conducir a nada; en todo caso -en el mío- puede llegar a ser aburrido, estático, sólo eso. El problema, me parece, con estas cosas que trasluce Kohan, es el sermón, la impugnación, como dice Terranova, la bajada de línea reglamentaria ya vieja, ya dogmática y bizca que, desesperada por hallar la esencia de la profundidad, termina quedándose en una superficialidad dolorosa. Como decía Luca: Yo soy un biombo no mires detrás. Saludos

9:56 AM  
Anonymous lacaniano said...

-Ajà.. Habláme sobre eso Juan. Retomemos lo ultimo, lo de la promesa..-

11:16 AM  
Blogger Suarez said...

Una cosita: las clases de Kohan son muy divertidas, a mí me hacía acordar mucho a Glenn, el adlater de Tom Green. Por supuesto, resulta más valorable su obra crítica que sus novelas.

11:47 AM  
Anonymous lolamaar (otra MK) said...

Buen post. Me sorprendió en esta entrevista la no correspondencia entre preguntas y respuestas. En ningún momento me pareció que se contestaba a una de las preguntas, ni que las preguntas eran claras, ni directas ni interesantes. Encaré la lectura con expectativa y nada. No me gustó ni Kohan ni Fogwill (ya previsible).
Kohan no dejó de se Kohan, es decir, no se entregó al "arte de entrevistar", no abandonó su nombre, y en ese afán de lucirse la entrevista quedó pretenciosa sin siquiera llegar a ser un diálogo.
Los "escritores jóvenes" se vienen con todo (basta ver cómo terminó el 2005 y empezó el 2006 en cuanto a publicaciones) y en eso, kohan, de generación intermedia y narrativa mediocre (aunque para mi gusto con buenos destellos) aparece como un escritor "resentido" que no puede elaborar una buena crítica ya que parece estar dominado por sus pasiones.
Una lástima, porque a mi gusto es un crítico interesante, un muy buen docente y un escritor con recursos.
Saludos
LM

2:24 PM  
Anonymous voyeur said...

leí la nota de ñ y me pareció que insistió demasiado con que fogwill seguía siendo el crítico de siempre, pero sin tener en cuenta que en la nota no fue tan lapidario ni cruel con sus colegas como en otras notas en que sí tuvo palabras fuertes para algunos de los escritores argentinos en boga.
no sé, me pareció que kohan meó fuera del tarro, que quiso agrandar el personaje polémico de fogwill cuando no era necesario y tal vez esa haya sido la salida que él encontró a una nota en la que no logró demasiado de un personajazo para entrevistar.

saludos.

2:50 PM  
Blogger F. Levín said...

Creo que entendí bien, Terra: la provocación tiene que ser una intervención estética que genere un sentido nuevo.
Estoy de acuerdo.
La otra sería la provocación como señuelo para contrabandear un sentido ya procesado; una intervención corrupta y aburrida, más de académico resentido que de escritor inteligente.
Muy buen post. Provocador.

2:59 PM  
Blogger SL said...

Yo estoy de acuerdo con Kohan, los nuevos provocadores escriben mal, el señor Terranova es una promesa fraudulenta de la literatura argentina y la cantidad de publicaciones es inversamente proporcional a su calidad.

3:23 PM  
Blogger Gus Nielsen said...

En el Taller Místico Milanesa estamos repartiendo gratuitamente caretas de Fogwill para el que quiera ser como él...

6:51 PM  
Blogger Terra said...

SL: estoy de acuerdo.

Nielsen: Uno de los últimos grandes aportes a la cultura nacional y a la correcta lectura de Ñ. Salud por la careta, sobre todo la insuperable Fogfog.

7:05 PM  
Anonymous pedro-remo erdosain said...

la entrevista me pareció correcta.
kohan preguntó bien pero fogwill contestó lo que tenía ganas de decir (y casi nunca respondió lo que se le preguntaba).
una entrevista a fogwill mal hecha, es la que le hicieron Tom Lupo y un pelotudo, en la que, paradojicamente, fogwill se lució en las respuestas.

abrazo, che. (contestá el correo :)

10:01 PM  
Anonymous remo said...

(en la revista Oliverio está la entrevista)

10:03 PM  
Anonymous Anonymous said...

Che, Nielsen, Llach, bah, quien quiera: díganle a Terranova qué significa tener humor.

2:35 PM  
Anonymous AjV said...

Varias cosas sobre este post (modo materialista de decir que es muy bueno).

1- Extraña el tono en que Kohan apenas encubre sus afiramciones con algún que otro signo interrogatorio. Como si dijera: yo en realidad quiero hacer un ensayito sobre este fulano, y como lo tengo acá sentado, lo mejor que puedo hacer es ver si me confirma las tésis.

Pero hay algo más sobre el "vos esto" y "vos aquello". Yo confieso que no conozco a Kohan ni a nadie. Pero en la entrevista se notaba que es "jóven", y por lo tanto me resultaba realmente un estorbo que lo tuteara, a un tipo con esa cantidad de arrugas. No somos todos iguales, che, y es al pedo llamar la atención rompiendo convenciones sin absolutamente nigún objetivo: desvía.


2- Sobre el pasaje en cuestiòn, en el post y los comments queda claro que critica a jóvenes. Creo que otra lectura es posible; no de lo que quiso decir Kohan, sino de lo que el enunciado dice.

Supongamos cierto que "es más fácil retomar la gestualidad de la figura de escritor de Fogwill, que rastrear dónde está la recuperación de su literatura". Los niños pretensiosos no habrían sabido más que copiar la superficie comuniacional del autor de una gran obra; esa sería la crítica. ¿Pero no habla eso tambièn del propio Fogwill? Si los espermas jóvenes de la pluma patria copian gestualidades del desenvolvimiento público del escritor, y no recursos o problemas de escritura, estamos habilitados a preguntarnos si no es que lo más fecundo de Fogwill resultò ser lo menos valioso que tenía para dar.

Porque además Fogwill insiste en su preocupaciòn por la vigencia, o sea por lo que les pasa a las generaciones siguientes con lo que él creó. "De lo que ud. hizo, lo que dejò efectos, lo que está en actividad, no es tanto la escritura como algunos yeites de actitud en el ambiente literario", sería la otra interpertaciòn posible del dato.


3- Sobre la distinción entre modos de provocación, me parece muy linda la definición de Levín que sugiere una provocación en clave de márketing.

Yo diría que la provocación como valor en sí es de la época de los tabúes. Hoy, en cambio, la provocación pura es no coger.

El problema no es que la provocación sea vacía; el problema es que interpele sin luego hacer algo con esa atención convocada. Un simple grito no es escándalo.

4- Por último, estimado Terranova, me llamó la atenciòn la maldiciòn oracular que echa sobre míster Kohan: "...la literatura no suele tratar bien...".
¿Bajo qué concepción la literatura es una entidad capaz de maltratar a alguien? ¿Es acaso un sujeto reconocible que realiza acciones propias? ¿Cómo operarían los criterios de esa entidad con capacidad de acción propia? ¿institucionalmente? ¿Son las musas? ¿O se trata de un contrato con el Tiempo, cuyo transcurso ajusticia inevitablemente las letras buenas y malas? ¿O es, en cambio, un acuerdo de secta, que da las espaldas a quien cae mal?

5:11 PM  
Blogger el remisero absoluto said...

Ajv, se te nota mucho, man, que no tenés un carajo que hacer...

7:02 PM  
Anonymous AjV said...

¡Ja, exacto! Los llamados "ratos libres" en la oficina, ¿no son la definición de paradoja?

De todas maneras, remisero querido, entrar a un blog, leer lo escrito y responder algo tan accesorio e impertiente como eso, es estar al pedo y encima desaprovecharlo. Sin hablar de la agresividad que tanto mal le hace a nuestro fútbol.

7:40 PM  
Blogger Pablo said...

Del buen post de Terranova, a mí me impresionó lo mismo que AJV (o como se escriba): "...la literatura no suele tratar bien..." Me sonó con mayúsculas: la Literatura... Flor de hipóstasis. Digo yo, que tampoco conozco a nadie.

8:05 PM  
Blogger Juanjo said...

Es raro Juan, pero en esta ocasión estoy de acuerdo en casi todo lo que decís.
Juanjo

11:51 AM  
Anonymous Carlos Argentino Daneri said...

Buen día, a todos, soy un poco diferente: soy mediocre, no soy joven, no pertenezco a esa nueva generación que viene arrasando con todo, etc. Me atrevo a escribir aquí porque no quise hacer una carta de lector, que es lo que FOgwill y quizás Kohan quieren: 'qué patéticamente ilusa la carta de la FUndación del Holocausto, ayer, aunque con razón y buenas intenciones. Y sin embargo quería aportar que simplemente me pareció una canallada que un judío como Kohan, que lo mejor que escribió fue una novela de la dictadura y sabe bien qué es constuir una figura -narrar a san martín- lo tratara de "vos" cálidamente, como si haberle hecho la campaña a Rico no implicara ningún cambio de toma de posición -esas cosas no importan- y sobre todo, que dejara pasar eso del "lobby del holocausto"... Por supuesto, Fogwill es otro canalla y ya que hablamos de operación, me pregunto por qué nadie analiza la operación que él hace consigo mismo y por qué se le perdonan cosas como el atropello general: quizá porque la literatura, en las nuevas generaciones que vienen arrasando (esto, curiosamente, para el posteador que dijo, significa "publicar mucho", lo que bien podriá decirse de Pérez Reverte); quizá porque todo el mundo considera la actividad literaria como una especie de campaña electoral en que el trabajo fundamental es decir: yo soy el emjor, vótenme a mí porque miren que tarados que son los otros. Sí, el mismo Kohan hace esto: miren que yo no soy como los demás; pero también sospecho que como lo hace en la portada de Ñ, genera una gran envidia. Un saludo. L

12:44 PM  
Anonymous JuanO Incave said...

¿Cómo estas? Me alegro (no sabés cuanto) de haber encontrado este blog. Hace poco cree el mío y digamos que me considero un "escritor amateur". Comencé a buscar blogs de escritores y me encontre con MUCHA gente que opina que nosotros tenemos tanto talento como un bebé de 2 años para plasmar ideas, sentimientos, lugares y vidas de personas al papel.
¿Es que como Kohan, mucha gente frustrada y sin talento quieren limitarnos el sueño de publicar? ¿No puede haber gente que escriba desde el corazón, lo que siente, vive e imagina?
Solo hacen política, creen que diciendo 20 palabras largas y complejas pueden echar por tierra a cientos de personas que pueden soñar, sentir, vivir y amar. Eso no es gente: son unos seres parecidos a los demagogos (pero que aniquilan muchos sentimientos imponiendo una supuesta imágen "culta"), frustrados y sobre todo pretenden ganar dinero con 100 páginas carentes de significado.


La literatura es tierra fértil, y está en nuestras manos (las de aquellos que escribimos) la mejor herramienta para arar, sembrar y cosechar los frutos: el lápiz.

1:14 AM  
Blogger malena said...

yo lei la entrevista... esta buena. Primero que nada...Segundo, se nota que nunca estuviste en una de sus clases, es un groso es humilde, inteligente y te hace cagar de la risa... No lei sus novelas pero lei sus articulos criticos y son impecables, tambien leo sus notas en perfil y son buenisimas. Tu post por lo pronto no describe muy bien por qué no te gusta kohan no se entiende...
Parece mas que nada un gesto snob de contradecir al intelectual de moda... crece papa disfruta de los grandes que son poquisimos!

7:18 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics