Wednesday, May 24, 2006

El Mega Vernissage



Heterogeneidad: si no apilada, bastante aglutinada. La frase describe el primer impacto que genera esta nueva edición de ArteBA, un ya clásico espacio porteño de difusión cultural que sostiene la diversidad como sello distintivo. La inauguración, el pasado jueves 18, retomó ese espíritu. Y no faltaron ni los conocedores, ni las mujeres trágicas del arte argentino, ni varios grupos de intelectuales ociosos, artistas cachorros y famosos de cabotaje que se codearon para ver cómo los galeristas sacaban a relucir, una vez más, sus mejores obras. Era cuestión de hacerse presente.

Recorridos. De entrada, una pequeña pero muy sugerente figurilla de Martín di Girolamo recibía al concurrente que no se apuraba a hundirse en los laberínticos pasillos. Lo de Julio Alan Lepez funcionaba como metáfora de la feria: mucha pared y poca instalación. En otras ediciones: vidrio, arenas, piedritas y salía. Esta vez, óleos y acrílicos, como mucho sin marco.

Los colchones de Marta Minujín y los grillos de Edgardo Jiménez se destacaban en el espacio de Lila Mitre, mientras gente bien vestida, moderna y porsmoderna, aportaba al glam general. Alan Faena se dejó ver por el stand del Laboratorio de Experimentación Artística –espejos, alfombra roja y gigantesca araña de cristales– para responder preguntas de la prensa.

Al compás de los celulares que sonaban todo el tiempo, las galerías invitaban a pasar a sus stands. Bien por Rubbers Internacional y por Mamam que, tapizando los suyos con negro y gris respectivamente, se diferenciaron de la continuidad a veces aplastante de los boxes blancos.

Comprar y vender. Dentro del Barrio Joven, el ambiente era más relajado y las superposiciones se mostraban sin tanta culpa. En el stand de www.artechacra.com, una par de computadoras servían para acceder a los mejores artistas sub-treinta de la web. “El ámbito de la Feria propicia una fructífera interacción entre artistas y coleccionistas” repetía todo el mundo. Y la promesa de compradores institucionales, tanto locales como internacionales, despertaba ilusiones.

De hecho, mediante el programa Matching Funds ArteBA-Zurich, cuatro museos argentinos –entre ellos el MALBA– adquirirán obras en este evento. Después, y pese a que una galerista explicó un par de veces que “en la inauguración nunca se habla de números”, también está la promesa de los coleccionistas privados.

Ya sobre el final, Javier Barilaro, que mostraba su cruza entre lo alto y lo bajo en el stand de la galería Belleza y Felicidad, reflexionó sobre el funcionamiento de una tercer versión, muy simplificada y decepcionante, de la Dark room –video performance en la oscuridad– de Roberto Jacoby. “Es así –dijo el pintor–, ya no estamos entre los espacios emergentes, pero igual las cosas acá son de otra manera”.

En el stand de la galería Apetitte, una pila de changuitos de supermercado exhibía un cartel que informaba “Aquel que practica la acupuntura tiene un costado en el masoquismo”. Quedaba así oficialmente inaugurada la quinceava edición de la feria de arte contemporáneo de Buenos Aires.

ArteBA 2006.
15ª feria de arte contemporáneo.
Del 19 al 24 de mayo, La Rural.

3 Comments:

Anonymous Martín said...

La silueta sombreada se parece a vos, lo notaste?

10:03 AM  
Anonymous andahazi said...

había escritores?

9:57 PM  
Blogger Terra said...

Martín: Sí, no? Casualidad. Tu blog va viento en popa.

andahazi: Había. Uno. Creo.

12:32 AM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics