Tuesday, January 16, 2007

Cartas al duque (cincuenta y uno)

Querido Duque,
Hoy bajé hasta tesorería a cobrar un vale y me di cuenta que la oficina es un ecosistema anti-humano. También corroboré que el periodista es un oficinista ligero de ropas. Hasta acá, pocas novedades. Un mono saltando, la vida en un tubo. Salí a comer temprano y me acordé que el domingo al mediodía freí unas mollejas exquisitas para Celia. Afuera falsa humildad. Si jugara al fútbol como cocino, sería uno de esos tipos que hicieron un par de partidos en la reserva de un club importante y largaron para estudiar o por pereza.
Ahora, una foto de Joyce tocando la guitarra. Después, una editora le dice a una redactora de Espectáculos: “Te voy a meter un cinturón eléctrico como la mafia.” Son las seis en punto y la nota que tengo de Boedo y Florida se expande como el big-bang. Con cinco gritos la sangre volvería a circular, pero cuando llego al tercero, el proyecto entra en zona de duda. Preferiría escribirle menos y dormir más la siesta, pero las fichas cayeron así. Sobre el horizonte, un reloj del tamaño de mi pecho y superpoblación de monitores.
Gran abrazo,
Terra.

2 Comments:

Blogger superloyds said...

A ver cuándo te hacés un asadito para los amigos parrillero salvaje !!
Abrazzzz

11:26 AM  
Blogger florecita said...

estas cartas son cada dìa màs lindas.
Saludos!

1:14 PM  

Post a Comment

<< Home


Website analytics